Buenos Aires,

Mauricio Macri afirmó esta noche que los resultados obtenidos en las elecciones de hoy consolidan a PRO como “la gran alternativa que nace en la Argentina” y ratificó el compromiso de “representar en  2015  a esa mayoría de argentinos que está cansada de que siempre gobiernen los mismos”.

“Reitero mi compromiso de liderar la construcción de esta alternativa. Voy  a ser el presidente del cambio en 2015”, dijo el jefe de Gobierno porteño al hablar en el bunker electoral de PRO en Costa Salguero.

En medio de los festejos  por el amplio triunfo logrado en la ciudad de Buenos Aires, Macri felicitó a la senadora electa Gabriela Michetti y a los demás candidatos  y agradeció “a todos los que nos apoyaron a lo largo y a lo ancho del país y que dijeron con su voto que el cambio e posible”.

“Comparto el hartazgo de esa mayoría de argentinos que está cansada de la mala política”, afirmó el líder de PRO en su mensaje  y subrayó: “Hoy me di cuenta de que el esfuerzo que estamos haciendo desde hace tanto tiempo empieza a dar sus frutos”.

“Está  naciendo una Argentina más democrática e inclusiva en la   que va  a haber verdadero respeto a las diferencias”, afirmó.

Macri sostuvo que “esto no puede ser un parche en el que cambiemos dos nombres y todo sigue igual” e invitó a sumarse “a los peronistas que reivindican la justicia social, a los radicales que supieron asumir la defensa de la República y a los  jóvenes que no participan de los debates ideológicos del siglo pasado y que sueñan con una Argentina moderna”.

“A todos ustedes les quiero decir que llegó a la hora de una sana rebelión, de romper con los paradigmas,  de animarse a participar  y de que aquellos que son jóvenes de espíritu  y que creen que el cambio es posible entiendan que llegó  el  tiempo de que otra gente lidere la Argentina”, señaló.

“Quiero decirles también que en 2015 en la lista de PRO  no va a haber ningún ex integrante de un gabinete nacional. No venimos a hacer un cambio dentro de lo que hay. Venimos a hacer un cambio en serio para que la Argentina vaya para adelante, porque  en una democracia que se consolida tiene que haber alternancia”, subrayó.

“No pueden gobernar siempre los mismos que un día dicen que son de izquierda y otro día de derecha, pero siempre viven del Estado. La Casa Rosada  no puede ser la casa de un grupo. Tiene que ser la casa de todos los argentinos”, agregó.

Macri advirtió luego que “no pueden pasarse cargos entre cónyuges y parientes cercanos, ¿qué es eso?”, se preguntó,   y señaló que “tampoco la política puede ser  una discusión de  modelos teóricos, sino que tiene que ser un ámbito en el que se discuta cómo hacemos  para que la gente viva mejor”.

Macri sostuvo finalmente que la demostración de que el cambio es posible se pudo comprobar en la ciudad de Buenos Aires “con todas las transformaciones que ya hemos hecho a pesar de los múltiples tropiezos que  nos pusieron desde la vieja política”.

“Quiero pedirles por favor que no se resignen y que no entreguemos el futuro a los mismos que ya nos han fallado. Creamos en nosotros mismos. Llegó la hora”, aseveró.

Por su parte, Gabriela Michetti manifestó su agradecimiento a “a todos los porteñas y porteños que nos acompañaron una vez más; estamos muy contentos y le agradezco al enorme y potente equipo de PRO, a Horacio (Rodríguez Larreta), a Marcos (Peña) y a Andrés (Ibarra)”.

“Ustedes y nuestros candidatos   han elegido una manera de hacer política y han dicho que no a otra manera,  la de la confrontación y las agresiones y la de los relatos que no van con la realidad”, afirmó.

“Vamos a seguir trabajando desde la cercanía con los ciudadanos para poner a la ciudad de Buenos Aires entre las más importantes del mundo”, destacó.

“Nosotros no nos presentamos como el cambio, somos el cambio real con personas distintas e ideas nuevas para transformar  la realidad y hacer un país mejor”, agregó.