Buenos Aires,

“Espero que mi presidencia y gestión se juzguen por una Argentina con pobreza cero, por terminar con el flagelo del narcotráfico, que en la provincia de Buenos Aires significa María Eugenia Vidal y no Aníbal Fernández, y por unir a la Argentina”, afirmó hoy el candidato presidencial de Cambiemos, Mauricio Macri, al hablar en el coloquio de IDEA que se realiza en esta ciudad.


Macri planteó que “podemos hacer una Argentina grande, en expansión, que genere oportunidades para que cada persona pueda crecer, donde tengamos la libertad para poder elegir, la seguridad para vivir tranquilos, la capacidad de desarrollar nuestro potencial sin que nos pongan trabas, y donde nos encontremos trabajando juntos Estado, empresas y organizaciones, tirando para un mismo lado”.


Sostuvo que “para hacer el país que nos merecemos, no necesitamos sólo el crecimiento de una industria, ni el desarrollo de una idea en particular, es la suma del trabajo y la pasión de cada uno de nosotros”.


“Hoy estamos frente a la oportunidad de cambiar esta dinámica. La relación tiene que ser otra: tiene que haber diálogo, discusión, transparencia y apertura para planificar y trabajar en conjunto, porque la Argentina que viene la tenemos que hacer juntos”, agregó.


Señaló que “el rol del Estado es el de poner reglas claras y hacerlas cumplir, pero también tiene que mostrar el camino, abrir oportunidades, premiar a la innovación y a los que invierten en el sector privado generando nuevos puestos de trabajo”.


En ese sentido, reafirmó que para la Argentina que viene pondrá en prioridad a las economías regionales porque “si trabajamos con ellas, las apoyamos y las dejamos alcanzar su potencial, se pueden crear 700.000 puestos de trabajo en sectores como el algodón, el arroz o la yerba mate”.


“Si queremos salir del estancamiento, no podemos seguir con la lógica del Estado por un lado y el mercado por otro. Tenemos que trabajar en conjunto”, explicó.


Dijo que desde el Estado “hay que acompañar a los sectores a conquistar mercados, darles una mano a los que más lo necesitan, pero no como asistencialismo, sino como un empuje para que el día de mañana puedan conquistar su futuro”.


“Desde ya que hay ordenar la macroeconomía, pero no es suficiente con eso” porque “el Estado debe mostrar el camino y crear las condiciones”, dijo Macri y subrayó que “hay que invertir en educación y en construir viviendas”.


Indicó que el Plan Belgrano que lanzó a fin de setiembre “es un ejemplo muy claro, un programa social, productivo y de infraestructura que presentamos en el Norte de nuestro país para empezar a trabajar por la igualdad y el crecimiento de la gente en toda la región”.


Explicó que su prioridad en llevar la pobreza a cero tiene su correlato en que “hace cuatro años que el empleo está estancado, que la mitad de los argentinos gana menos de 6500 pesos, que un tercio de los empleados trabaja en negro, lo que genera una situación que genera angustia y ansiedad y que demasiados trabajadores pagan Impuesto a las Ganancias”.


“Lo más urgente es cuidar a los que más necesidades tienen y, fundamentalmente, cuidar cada puesto de trabajo, porque la forma genuina de terminar con la pobreza y que cada argentino pueda progresar es a través del trabajo”, aseguró.


Macri dijo que pondrá en marcha “un Plan de Infraestructura Nacional sin precedentes, en el que van a participar cientos de miles de argentinos”, con la construcción de autopistas, trenes de carga, ampliación de puertos y de las redes de agua y cloacas” que permitirá a las PYMES de las provincias estar mejor conectadas con el resto del país y el mundo para llevar sus productos a cada vez más lugares”.


“También vamos a impulsar sectores con mucho futuro como el turismo, la agroindustria, que aportarán otro medio millón de empleos” como también “la tecnología y las economías creativas que pueden incorporar más de 200.000 jóvenes” al mercado laboral.


Al explicar el Plan Primer Empleo que funcionará a partir del 10 de diciembre, Macri  ratificó que en los primeros cinco años de su vida laboral lo jóvenes no harán aportes, y sus empleadores no pagarán contribuciones patronales.


“Esto es un plan importantísimo, que va a cambiar por completo la situación de los jóvenes y va a permitir su ingreso al mundo del trabajo”, afirmó.


“Vamos a bajar la inflación a un dígito que, aunque algunos se empeñen en esconderla, está ahí, altísima y castigando sobre todo al trabajador y a los que menos tienen”, aseguró.


Del mismo modo, ratificó que reformará el Impuesto a las Ganancias “porque demasiados trabajadores” lo tributan y encima con un porcentaje “desorbitado respecto de sus sueldos, que ya están golpeados por la inflación”.


También aseguró que desde el Gobierno Nacional, “vamos a seguir buscando consensos con los dirigentes sindicales como lo hacemos en la Ciudad, sentándonos juntos y buscando puntos en común, como el de crear millones de puestos de trabajo y terminar con la pobreza”.


“Vamos a defender la República. Voy a proponer una Reforma electoral que incluya la Boleta Única Electrónica en todo el país para que podamos confiar en un sistema que cuide y respete nuestro voto”.


Además, remarcó que “como Presidente, voy a garantizar que la Justicia sea independiente y que juzgue al que comete un delito con total imparcialidad”.


“Lo que está en juego es en qué Argentina queremos vivir. En qué Argentina vamos a vivir a partir del 10 de diciembre.  Podemos hacer una Argentina con instituciones fuertes y reglas de juego claras y estables, donde la gente confíe y quiera invertir”, dijo.


“No estoy en contra de nadie, ni voy a sacar nada a nadie. Vengo a construir, vengo a hacer. Argentina es un país maravilloso, y la etapa que se viene va a estar llena de oportunidades”, afirmó.