2 de December de 2011

Identidad de Género, Muerte Digna y Fertilización Asistida

Les escribo estas líneas con el fin de contarles el contenido de mis votos en temas complejos que se han tratado y se están tratando en la Cámara. Sé que algunos estarán de acuerdo y otros no, pero cumplo con mi responsabilidad de dar cuenta de mi representación, en la que he actuado de acuerdo con mi conciencia.



Identidad de Género

 

1.         Creo que estamos en la vida para cumplir nuestro destino personal, entendiendo por destino no algo predeterminado o mágico, sino a las posibilidades que nos ofrece nuestro máximo potencial como personas actuando en libertad, es decir, eligiendo nuestro camino de acuerdo a nuestros valores, más allá de nuestros errores y contradicciones.

2.         Creo que el legislador debe tener en claro cuál es el bien que busca proteger con una ley y cómo juega ese bien con otros bienes, en su escala de valores. En el caso de quienes han hecho una opción de vida en materia de género u orientación sexual, de acuerdo con su libertad, entiendo claramente el bien que significa para ellos decidir sobre un atributo de dicha opción de vida, como es el nombre. No encuentro bienes o derechos de terceros que sean más relevantes para ellos que el derecho a ese cambio de nombre. En consecuencia voté a favor del derecho a pedir rectificación de nombre y cambio consecuente de documentos de identidad.

3.         Voté en contra, en cambio, de: a) que los cambios se hagan ante un empleado administrativo y no mediante un procedimiento judicial que ampare y diga el derecho de todos; b) que se permita hacer cambios a personas menores de edad, sin intervención de juez ni del Asesor de Menores; c) que no sean claros los efectos futuros del cambio, respecto de leyes que contemplan beneficios para las mujeres; d) que no sean claras las notificaciones a organismos de seguridad para el mejor cumplimiento de sus tareas; e) que las operaciones de cambio de sexo deban ser afrontadas por el Estado en cualquier caso; f) que se permita a los niños hacer que los funcionarios de las escuelas les cambien el nombre en el trato público y en los legajos, por su solo pedido, lo que contradice la patria potestad y la representación simultánea del Ministerio Público.

 

Muerte Digna

 

4.         Esta ley debiera llamarse de vida digna hasta la muerte. Acompañé hace años un proyecto del diputado demoprogresista Luis Galvalisi, que preveía la posibilidad de dar instrucciones sobre los tratamientos a recibir en caso de inconciencia por enfermedad futura, evitando el “encarnizamiento terapéutico” frente a situaciones terminales e irreversibles. Varios sectores de la Iglesia cuestionaron esa propuesta, pero las posiciones de muchas autoridades posteriormente cuestionaron este encarnizamiento innecesario.



5.         Voté a favor de este proyecto en general, pero en particular acompañé las observaciones del diputado Julián Obiglio, de mi bloque, y nos opusimos a que se permitiera abandonar los procesos de alimentación e hidratación y los cuidados paliativos, porque ello nos parece contrario a la dignidad de la persona y eventualmente un proceso que genere muerte.

 

Fertilización Asistida

 

6.         Las técnicas de fertilización asistida son muy importantes para que personas que tengan problemas de salud reproductiva puedan generar vida. Había un dictamen de mayoría basado en dos principios: a) se trataba de buscar soluciones a un tema de salud; b) se reconocería el derecho a la identidad de los chicos nacidos de material genético donado, de modo que tuvieran el derecho de saber quiénes eran sus padres biológicos, aún sin que se les reconociese relación de parentesco legal, lo que tiene aún implicancias de salud por razones genéticas.

 

7.         Eso se iba a considerar, pero el día antes, sin consulta ni a la autora del proyecto originario, la diputada Silvia Majdalani de nuestro bloque, un grupo de diputados de los bloques mayoritarios y algunos diputados militantes cambiaron el enfoque de resolver una enfermedad, por el enfoque de reconocer un derecho a todos, enfermos o no, a generar mecanismos de fertilización propios o ajenos. También pretendieron eliminar el derecho a la identidad de los chicos, casi los mismos diputados que minutos antes decían defender la identidad de género.

 

8.         El dictamen original se votó a favor en general (a pesar de diferencias profundas a ser discutidas en varios artículos), pero se suspendió la discusión en particular (artículo por artículo), con lo que no se dio media sanción al proyecto.

 

9.         El diputado de mi bloque Jorge Triaca hizo un dictamen alternativo muy serio, con el que estoy básicamente de acuerdo. No estamos de acuerdo con generar muerte (disponiendo de embriones como si fueran cosas), con el argumento de generar vida. No estamos de acuerdo en “donar” embriones como si fueran cosas. Estamos definitivamente a favor de promover mecanismos serios para resolver todos los problemas de salud por infertilidad.

Federico Pinedo

Seguime en Facebook: www.facebook.com/federicopinedo

También estoy en Twitter: www.twitter.com/pinedofederico